• Iglesia San Isidro Labrador: la iglesia se construyó de nuevo, en el periodo del 19 de enero de 1987 al 14 de mayo de 1988, conservándose únicamente el campanario del templo anterior que es de adobe. La iglesia la mandó construir el Padre Simón Navidad, quien contrata a maestros de obra y albañiles, del lugar, para que ejecutaran la obra. El sistema constructivo es el mixto: paredes son de ladrillo de barro visto, columnas de concreto armado y cubierta de lámina de fibrocemento con estructura metálica y sin cielo falso; la ventilación es a través de ventanas de celosía d vidrio y el piso es de ladrillo de cemento. A partir de cada cambio de presbitero de la iglesia, cada quien la modifica a gusto, en dicho cambio se invierten miles de dólares y días de trabajo de los feligreses, y con esto perdiendo nuestro patrimonio cultural. Últimamente se ha sabido que el campanario que es lo último que ha quedado como patrimonio en la Ciudad será modificado en la actual proyecto.
  • Portales: se encuentran ubicados alrededor del parque central. El origen de los portales, se debe a una de las ordenanzas de Felipe II en la cual dice “toda plaza a la redonda y las cuatro calles principales que de ella sale, tenga portales, porque son de mucha comodidad para los tratantes”. Por eso tiene un valor histórico.